trajetipico.com
>

Traje típico de Madrid

El auténtico traje tradicional de Madrid es el llamado goyesco, un atuendo de uso común en las clases altas madrileñas desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX. Las clases más populares acabaron adaptándolo también a su vestimenta más o menos habitual. Esta época se corresponde con la etapa posterior a la Revolución Francesa y coincide también con un siglo en el que en España estuvo bajo el gobierno francés.

Este traje típico de la comunidad, si lo vestía una mujer, tenía como elementos fundamentales el corpiño ajustado al talle elaborado con telas ricas y de muy buena calidad (predominaba el terciopelo); esta pieza tiene un gran escote al que puede tapar un pañuelo; además las mangas son largas y afaroladas en la zona del hombro para luego ajustarse hasta la muñeca. La falda es de vuelo y sobre ella se coloca un mandil. Ambas piezas, tanto la falda como el corpiño se bordan con diferentes motivos. Otro elemento distintivo es que el tocado se compone básicamente de una redecilla que recoge el pelo.

Si hablamos de los hombres, el traje tradicional está compuesto por una camisa blanca con fajín que rodea la cintura y una chaquetilla, que se distingue por ser corta y abotonada. Esta última se confecciona, al igual que en el caso del corpiño femenino, con telas ricas que también se bordan. En el cuello va un pañuelo que a juego con el fajín. El pantalón se ajusta a las piernas y sobrepasa las rodillas en su parte inferior dejando a la vista las media blancas. La cabeza también se toca con una redecilla negra rematada por un “madroño”.

Fotos de los trajes típicos de Madrid

 

Traje castellano

Un traje tradicional de Madrid que no se debe obviar es el traje castellano, que comparte con otras provincias castellanas de clima y costumbres similares.

 

El traje regional madrileño femenino se distingue por el “manteo” con sobrefalda. Tanto este como las enaguas están bordadas en muchas ocasiones con motivos florales. Sobre él se coloca el delantal, que suele ser de color negro. En cuanto a la blusa, dependiendo de si se considera un traje más o menos de gala, puede tratarse de una camisa en tonos oscuros o negra con las mangas tipo farol y ajustada al talle, o por el contrario una camisa blanca más amplia. Las medias deben ser caladas y el zapato de color negro y lazada. Este traje tradicional se completa con un peinado que consiste en un moño partido, con “rodetes” o “de picaporte”, dependiendo de la zona en la que se esté (la sierra o el campo). Este conjunto, para ser perfecto, debe acompañarse con un mantón bordado y alfombrado o de “milflores”.

 

Si estamos hablando del traje tradicional de Madrid para los hombres, este atuendo castellano se caracteriza por la camisa de punto bordada (en los casos más elaborados incluso llega a ser bordado de Lagartera) sobre la que se coloca el chaleco, también bordado con motivos de plata. La chaqueta tiene los bordes y vivos confeccionados en seda. El pantalón llega hasta las rodillas y suele ser de paño, marrón o negro. La faja rodea la cintura y está bordada, los colores suelen ser el rojo, el negro o el blanco. Para calzarse se usan las abarcas de cuero o el zapato negro (como en el caso de las mujeres castellanas). En la época en la que hace falta abrigarse este traje típico lleva la capa tradicional castellana y el sombrero calañés.

Traje castellano
Traje castellano

Trajes de chulapo y chulapa

El traje de chulapo o chulapa tan reconocible y asociado a Madrid no debe confundirse con el traje regional de la comunidad -que es el goyesco-, sino que es un traje típico de la región, usado en el siglo XIX como atuendo diario de la población; se convirtió en la vestimenta para los días de fiesta como San Isidro, La Paloma o La Almudena, y a principios del siglo XX se afianzó como el traje típico de Madrid gracias a las populares zarzuelas.

 

El traje de chulapo está compuesto por pantalones oscuros, ajustados y largos. La camisa es de color blanco y sobre ella se coloca el chaleco, que lleva un clavel en la solapa y suele estar confeccionado con una tela de pequeños cuadros y de apariencia grisácea, con los vivos en color negro, al igual que ocurre con la chaqueta. Se anuda un pañuelo blanco al cuello y la cabeza se tapa con la “parpusa”, la gorra del chulapo, con visera, y cosida con la misma tela y de la misma manera que el chaleco y la chaqueta.

 

El traje típico de Madrid de chulapa puede ser una falda larga hasta los tobillos o un vestido -también largo- ceñido a las caderas y a la cintura, pero con vuelo a partir aproximadamente de la altura de las rodillas. La blusa o la parte superior del vestido, se ajusta al cuerpo, lleva escote y tiene mangas de farol. Los colores de este traje típico pueden ser de lo más variado y, al contrario de lo que ocurre con el de chulapo, este atuendo permite multitud de tonalidades. El mantón de Manila es el complemento más habitual de las chulapas. Otro de sus elementos más característicos es el pañuelo de seda blanco doblado en pico que se coloca en la cabeza y va atado bajo la barbilla bajo el que asoman flores frescas (a menudo claveles).

Trajes de chulapo y chulapa
Trajes de chulapo y chulapa
Trajes de chulapo y chulapa

COMENTARIOS

Publicado por Sonia el 14-05-2014

"Muy interesante la información que dais de como son los trajes tipicos de las Goyescas y los chulapos y chulapas. Algo sabía gracias a mi abuela ya que las dos somos madrileñas de pura cepa. Un saludo. "


Publicado por Gloria el 12-04-2016

"En una de las fotos que exponéis en el artículo el modelo (blanco) corresponde a una dama goyesca de Ronda (su plaza representada en la pintura de atrás) y es que esta vestimenta era extensiva a toda España en esta época, la misma que la de Pedro Romero a la cuál se dedican las fiestas en Ronda Málaga de septiembre."



Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía